NUTRICIÓN: CONSEJO Y MITOS #EntreRebanadas

Afirman los entendidos que la primera regla al hacer o comprar un sándwich es observar qué se le pone. Untarlo con mayonesa de forma generosa es una forma fácil de hacer que el contenido de grasas y calorías se vaya a las nubes. Los aderezos de ensalada que algunos usan, como el roquefort, hacen lo mismo. Se deben elegir condimentos de bajo contenido de grasas o sin grasa directamente. Si se está haciendo el pedido en un comercio y no tienen la opción de condimentos de bajas calorías, se puede pedir que coloquen los condimentos aparte.

Consultada por diversos medios gastronómicos, Mónica Katz, médico y codirectora del posgrado en Nutrición de la Universidad de Murcia consideró: “Un sándwich es un muy buen alimento, pero depende de qué se le ponga. Hay que dejar de demonizar a ciertos alimentos”. Y agregó: “Hoy no se puede dividir a los alimentos entre buenos y malos, sino que sean sustentables, placenteros y balanceados”.

Algunos creen que los aderezos para ensalada o la mayonesa son los únicos condimentos con sabor que existen. Sin embargo, según la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, al sándwich se le puede agregar cebollas, tomates, repollo, pimientos morrones verdes, champiñones, pepino y distintos tipos de lechuga. Esto va a “levantar” al sándwich y va a sumar energías y sabor sin sumar calorías.

La elección de quesos menos grasos también ayudará a elaborar un sándwich más sano. Una de las reglas de oro es que los quesos blancos tienden a tener un contenido más bajo de grasas y a tener menos calorías que los quesos amarillos. La mozzarela es una gran elección, al igual que los quesos sin grasa o de bajo contenido de grasas que se venden hoy en los comercios. Si se deja de lado una feta de queso Cheddar, se ahorrará 110 calorías y 9 gramos de grasa saturada, aunque a veces resulta inevitable, hay ciertos sandwich que utiliza este rico queso como base, pero no siempre es este el adecuado.

Y hay una sugerencia de cambio para los que se mantienen alejados de los sándwiches porque creen que el pan los hace engordar: “Lo ideal es el sándwich con pan de harinas integrales —afirmó Katz—. Como segunda opción, se puede elegir el pan blanco francés o el árabe, que también tienen bajas grasas”. Puedes observar la gran variedad de panes y rebanadas que puedes usar en un sandwich, te sorprenderá (https://entrerebanadas.wordpress.com/2014/02/02/variedades-de-panes-para-sandwiches/)

“El sándwich se desvalorizó porque se le colocan contenidos inadecuados —declaró Marta César, coordinadora de nutrición y pediatría de la Sociedad Argentina de Nutrición—. Pero puede ser un alimento saludable si se le agrega tomate, lechuga, quesos y ciertos fiambres, como el jamón cocido”. Entre los ingredientes que desaconsejó están la panceta, la mortadela y el salchichón, por sus grasas.

Anuncios

Si quieres aportar alguna idea deja aquí tu comentario!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s